12 de noviembre de 2017

Eduardo Sáman, candidato a alcalde de Caracas: Nuestra participación motivará el voto ante una oposición que llama a abstenerse

El profesor Eduardo Samán, quien fue presidente de Indepabis y ministro de Comercio durante el gobierno del Presidente Hugo Chávez, es el candidato a la Alcaldia del municipio Libertador de Caracas por los partidos PPT (Patria Para Todos) y PCV (Partido Comunista de Venezuela), ambos integrantes del Gran Polo Patriótico (GPP). Samán nos brindó esta entrevista el pasado 11 de noviembre en su visita a la Feria Internacional del Libro de Venezuela (Filven 2017) en el Teatro Teresa Carreño.



Si bien los dos partidos antes mencionados lo inscribieron como su candidato ante el Consejo Nacional Electoral venezolano por el mecanismo de sustitución, Samán denuncia que "me quiere invisibilizar" por las inusuales trabas que denuncian. "En principio me volaron como candidato, y cuando los partidos reclamaron, dijeron que podía estar, pero mi nombre no podía estar en la tarjeta. Ellos no quieren sustituir el nombre", lo que significa que, en la tarjeta del PPT, va a salir como candidato Rafael Uzcátegui y en la del PCV va a salir Adelaida Zerpa, que fueron los candidatos iniciales de ambos partidos.

"Imagina que yo vaya a hacer una campaña diciendo: 'vota por mí, pero marca la tarjeta de Rafael Uzcátegui. ¡Por Dios! Si yo voy a participar, mi nombre tiene que aparecer en la tarjeta. Esto es un argumento leguleyo". Insistió en que las razones que da el CNE no son reales porque ambos partidos cumplieron todos los lapsos y todos los requisitos.

Cabe destacar que la boleta es electrónica, no impresa: el votante debe marcar su voto con su dedo ante la pantalla táctil de una máquina de votación, lo que hace suponer que, cuando falta un mes para las elecciones del 10 de diciembre, sustituir un nombre por otro en un mecanismo digital debería ser algo trivial.

Indicó Samán que quien quiera votar por él, deben hacerlo por las tarjetas del PCV y PPT, aún si aparecen allí los nombres de otras personas (Adelaida Zerpa y Rafael Uzcátegui, los candidatos iniciales).

El MEP (Movimiento Electoral del Pueblo, primer partido que inscribió la candidatura de Samán) extraoficialmente le retiró el apoyo, algo que parece que se debió a "una gran presión que ejercieron sobre el compañero... lo cohibieron para que retirara mi nombre de la tarjeta".

Bloqueado en medios públicos y privados


"La democracia es para que todos participemos en condiciones de igualdad. Estamos bloqueados en los medios públicos de comunicación y en algunos medios privados, que se han asustado; empezando por Globovisión, que no sabemos quién está detrás de esa suspensión que me hicieron, si es la industria farmacéutica o la industria de la carne", dijo Samán en torno a una entrevista que tenía pautada en el programa "Primera Página" de dicho canal el jueves pasado, pero que fue suspendida inexplicameblente.
Indicó que él tiene 53 años, formándose desde que ingresó a la universidad a través de un comité de bachilleres sin cupo.

Ha ejercido en diferentes cargos donde ha demostrado su eficiencia en la gestión y su honestidad como funcionario público. "Yo he sido funcionario por largo tiempo y todavía vivo en el mismo apartamento, que compré en 1996, antes de llegar al gobierno, en Parque Central. Yo puedo decir con la frente en alto que soy una persona honesta, y eso es un valor muy importante en este proceso, cuando vemos que un administradoren muy poco tiempo se compra una quinta y se muda al este".

Indicó que ha recibido mucho apoyo y solidaridad de la gente, en particular en su visita a la Feria Internacional del Libro (Filven) este sábado 10 de noviembre.

"Hay que ir a votar por un candidato del proceso"


El también docente universitario de la Universidad Central de Venezuela señaló que "hay que ir a votar, y hay que ir a votar por un candidato del proceso. Yo no me empeño en que tiene que ser por mí, Luigino; pueden votar por cualquier candidato del proceso".
"Yo soy una persona que conoce los problemas de esta ciudad. Yo nací en esta ciudad, y yo estudié en esta ciudad. He recorrido esta ciudad, todos los días he estado en la calle recorriendo esta ciudad".

Indicó Samán que la ciudad tiene un problema grave para su alimentación, pues creció bajo el modelo rentístico petrolero. Para vivir en ella, hay que alimentarla, pues no puede producir sus propios alimentos.

Alimentación


"Estoy a favor de la agricultura urbana también; yo trabajo en el Organopónico de Bellas Artes, sembrando plantas medicinales. Pero el tema de la alimentación y la distribución del alimento, que lo hace el Mercado Mayor de Coche y los mercados municipales,  que son de las alcaldías; esos mercados hay que reportenciarlos".

Indicó que los mataderos son potestades de las alcaldías, pero el municipio Libertador no tiene mataderos. "Un kilo de carne en pie oscila entre 11 y 13 mil bolívares el kilo, pero a la gente le llega en Bs. 100 mil".

Opina que, si el municipio tuviese un matadero, la situación sería distinta. Denuncia que todos los mataderos municipales han sido privatizados. "Vamos a rescatar los mataderos municipales para que un kilo de carne, lo máximo que pueda llegar teniendo el centro de beneficio, es entre 25 y 32 mil bolívares, si el municipio es el dueño del matadero y si el municipio hace el beneficio".

Agua y gas


Señala que Caracas está flotando sobre agua. "Aquí uno abre un pozo entre 30 y 50 metros y consigue agua potable". Indicó que determinado edificio en Catia donde creció tenía un pozo, y aunque el agua se iba por 6 meses en la cuarta república, ellos siempre tenían agua. Propone comprar máquinas perforadoras, abrir 4 o 5 mil pozos y darle agua a la gente. "Hay comunidades en 23 de Enero que tienen 30 días sin agua", señaló.

Sobre energía y gasificación, indicó que trabajará con autoridades gubernamentales para cumplir la promesa de gasificar la ciudad. "¿Cómo es que (las empresas de televisión por cable) pueden romper las calles, pasar tubos de fibra óptica y no podamos pasar un tubo de gas?". Señaló que el alcalde tiene que estar pendiente de que haya gas, electricidad, agua y vialidad.

Sobre el tema de la basura, indicó que no sólo hay que cobrarla bien cara; hay que recogerla y tomar medidas para detener la generación de basura. "Todas esas cosas no las puede hacer un alcalde sólo; el alcalde tiene que trabajar con el gobierno nacional".

Trabajar junto a Maduro


"Nosotros vamos a trabajar con el Presidente Maduro porque somos chavistas, somos maduristas; nosotros no vamos a llegar a ser oposición, ni vamos a llegar a derrocar a nadie, ni a hacer golpes de Estado", indicó Samán. "Nosotros vamos a llegar a rescatar nuestra ciudad y a repotenciar el chavismo, porque somos chavistas y revolucionarios; eso nadie nos lo puede quitar".

"El CNE tiene que hacer su trabajo. El hecho de que me quieran invisibilizar y que no quieran que mi nombre aparezca en la tarjeta, es una mala señal que le están mandando al pueblo de Venezuela, y una mala señal que están mandando al exterior. Por favor, Tibisay Lucena, recapacita sobre esa medida que están tomando".

"Por favor, Presidente Nicolás Maduro, amigo Nicolás Maduro, deje que nosotros nos midamos. ¡Jamás vamos a poner en riesgo la revolución! Si la oposición llega a representar una amenaza, cualquiera de nosotros, si es revolucionario, está dispuesto a declinar a favor del otro para que no llegue la oposición. En este caso, no hay oposición fuerte en Venezuela porque ellos están llamando a la abstención. Nuestra participación puede motivar el voto por las elecciones y puede consolidar nuestro proceso revolucionario, y es necesaria".

"Presidente Maduro, no escuche a personas... yo sé que usted no escucha chismes. Usted es un hombre preparado porque te conozco, Nicolás. ¡Reúnase con nosotros, Nicolás! Reúnase con los candidatos, con los partidos. ¡Vamos a conversar! Tienen abierto el diálogo con la oposición, pero háganlo con nosotros también. Nosotros también queremos hablar. No estamos saboteando".

Mensaje a Mango


Indicó, sobre Oswaldo Rivero, quien fue candidato del Movimiento Revolucionario Tupamaro, que "el camarada Mango tiene su puesto con nosotros. El partido de él le sacó la tarjeta pero ¡no importa Mango! Te vienes con nosotros y vas a gobernar con nosotros, porque tú eres un soldado de este proceso. Tú has dado la cara por el partido donde tú estás, por este proceso y por el gobierno también. Arriesgas la vida. Has dejado el pellejo en el asfalto por este proceso... no ahorita, desde la Cuarta República, porque te conozco desde la universidad, tú quizás no te acuerdes de mí".

"Mango, tú eres bienvenido para que formes parte del equipo y luego parte de la gestión. A los Tupamaros: los Tupamaros votan por nosotros. La base tupamaro vota por nosotros. Al Frente Francisco de Miranda: las puertas están abiertas desde ya, y ellos lo saben".

A Érika Farías


"A la camarada Érika Farías: Ella es revolucionaria, yo reconozco su condición de mujer revolucionaria. Yo no estoy enfrentado con Érika Farías, ella no es el enemigo de nosotros. Nuestro enemigo es el capitalismo, las corporaciones y los gringos. ¡Esos son los enemigos! ¡No la compañera Érika Farías! Yo estoy dispuesto a declinar a tu favor si hay una amenaza sobre el municipio de Caracas, y espero que tú también estés dispuesta a declinar si quien garantiza la victoria soy yo".

31 de octubre de 2017

Ante la guerra económica, ¡necesitamos una Constituyente abierta, pública y transparente!

A finales de mayo, casi un mes después de que el presidente Nicolás Maduro convocara a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), algunos compartimos nuestros deseos de que las mismas aprovecharan todo el potencial de las tecnologías 2.0, no para hacer un despliegue vanidoso mostrando cuán inteligentes somos, sino con el fin de compartir en tiempo real el trabajo que se estaba haciendo, que el pueblo estuviese bien enterado de lo que se estaba discutiendo en las diferentes comisiones de la ANC y pudiera dar su opinión.

Y es que, en mi muy humilde opinión, una Constituyente tiene que hacerse a puertas abiertas, con total transparencia. Con videos en tiempo real de los debates y discusiones no sólo en plenaria, sino en las comisiones. Que queden también las transcripciones de los debates. Y que la redacción de los textos se maneje con un sistema de versiones que vaya llevando registro de los cambios, quién los hace y por qué razón. Que hayan certificados y firmas digitales que garanticen la identidad de los participantes y la seguridad del sistema. Y que todo se pueda revisar en tiempo real.

Es incluso una excelente manera de desmentir rumores y chismes: Si tienes dudas, simplemente vas a la fuente oficial y listo. Pero si no hay ninguna fuente oficial, no se puede desmentir nada y todos seguiremos en incertidumbre.

Llevar adelante discusiones a puerta cerrada sin que la mayoría sepamos qué se discute; aprobar algo repentinamente y convocarnos a todos a marchar apoyando un texto que ni siquiera conocemos, es algo que se ha vuelto muy común en algunas instancias del gobierno bolivariano, como si fuéramos muy brutos para entender lo que se discute y decide, o como si no se pudiera confiar en nosotros. Es algo bochornoso, reprobable y grosero. Tanto Hugo Chávez como Nicolás Maduro se manifestaron en diferentes ocasiones en contra de hacer las cosas de forma oculta, en espacios cerrados, a escondidas de la gente.

Nada mejor que la construcción colectiva, que la contraloría popular en caliente, que el tener miles de ojos revisando lo que se está haciendo, opinando al respecto. Si tú y yo participamos en la construcción de algo, si nos sentimos parte de eso, si tenemos sentido de pertenencia y nos identificamos totalmente con lo que está allí plasmado, créannos que lo defenderemos hasta con la vida si fuera necesario. Si, en cambio, es un texto que redactó Fulanito y ni siquiera nos dejan leer lo que él escribió, lo más probable es que terminaremos dando la media vuelta y nos devolvamos a casa a dormir. ¡No importará un carajo! Si alguien más adelante quiere destruirlo, ni nos moveremos para evitarlo.

Sé que algunos temen a este tipo de construcciones colectivas, porque dicen que "la derecha se enterará de lo que estamos haciendo y pondrán todo tipo de objeciones". Es cierto. Veremos a El Nacional, La Patilla y ABC de España vociferando, atacándonos, escribiendo decenas de artículos contra nosotros. Pero ellos lo harán de una forma u otra, pues tarde o temprano se enterarán de lo que estamos redactando, o simplemente se aprovecharán de la desinformación para poner a circular versiones falsas de lo que estamos haciendo. Pero total, nosotros sí sabemos hacia dónde queremos ir: Al socialismo. A darle prioridad a los más débiles y necesitados para acabar contra la pobreza y desigualdad. ¿No llevamos 18 años en esto? ¿Y acaso nosotros somos mochos, o no nos sabemos defender?

¡No les tengamos miedo a esos medios! A lo que sí deberíamos temerlo es a que, por hacer las cosas a escondidas, se colaran errores o gazapos imperdonables en las decisiones de la ANC.

Economía y Constituyente


Todas y todos deberíamos estar muy bien enterados sobre las discusiones en la ANC en torno al tema económico, en un país que está padeciendo una grave crisis en ese tema. Pero hasta los momentos, la mayoría de los venezolanos desconocemos lo que se está discutiendo con precisión.
Fuera de eso, es muchísimo lo que desconocemos sobre este vital tema, a pesar de la grave ola especulativa e inflacionaria que se ha vivido las últimas semanas en el país, con empresarios aumentando al doble o al triple el precio de productos básicos, poniendo a sufrir a millones de personas al ver cómo su sueldo se vuelve agua y se escapa entre sus dedos, sin que ningún ente gubernamental tomara acciones efectivas para controlar estas obvias formas de sabotaje económico contra el país.

Por ello, quiero reiterar la importancia de tener una Constituyente abierta, pública y transparente. El 31 de mayo, dejé doce tuits en los que expresé mi opinión sobre cómo debería hacerse una Asamblea Constituyente en un mundo 2.0. Quiero dejarlos también en este blog:
Me gustaría ver una Constituyente que use las tecnologías 2.0 en todo su esplendor.

Que el texto de todas las comisiones se monte en tiempo real en un sistema estilo wiki, donde vayamos viendo los cambios y modificaciones. Que podamos ver quién va proponiendo qué. Las diferentes versiones de un mismo texto dentro de cada comisión. Que haya un histórico permanente con todo lo que va haciendo. Por supuesto, con toda la seguridad informática requerida.

Que se transmita audio y video en vivo de los debates en cada comisión, y queden disponibles junto a las transcripciones. Que la transparencia sea TOTAL. En 1999 había q esconder todo en las noches para que no lo cambien*. Hoy, el objetivo es mostrarlo todo. Hoy, tenemos que ser todas y todos contralores de la nueva Constitución.

En ese sitio web soñado de la ANC, todas y todos deberíamos poder dejar comentarios sobre cada artículo y tema que se está discutiendo. De hecho, una buena discusión sobre la ANC tiene que ver con la parte comunicacional y tecnológica.

Yo NO me imagino una Constituyente a puertas cerradas, donde las comisiones se reúnan y discutan sin que nadie se entere de lo que están haciendo, o una donde los textos en discusión se manejen en secreto. Nuestra Constituyente tiene que ser ejemplo para el mundo. En un mundo 2.0, no podemos hacer una Constituyente como si estuviésemos en 1950.

Hoy tenemos wikis, Git y muchos otros sistemas que permiten llevar versiones e históricos. ¡Hagamos las cosas como verdaderos revolucionarios! (FIN)
Hoy, más que nunca, en medio de esta preocupación por el tema económico en la Constituyente, creo que hacer las cosas bien, como verdaderos revolucionarios, se ha vuelto más importante que nunca. Creo firmemente en la construcción popular, colectiva, abierta y transparente, y creo que las tecnologías 2.0 nos lo permiten totalmente. No hay ninguna excusa para construir una Constitución como lo hubiéramos hecho hace 50 años. Suplico a las y los Constituyentes una rectificación al respecto.
________________

* En mayo, durante el debate sobre si era pertinente realizar una Constituyente o no, dirigentes del PSUV comentaron los "gazapos" y errores que se colaron en la Constitución de 1999 al ocurrir cambios no autorizados por personas no identificadas; incluso Iris Varela contó alguna vez que tuvieron que quedarse durmiendo al lado de la computadora donde se estaban guardando los borradores, para impedir que llegaran personas de noche a hacerle cambios al texto.

29 de octubre de 2017

Sobre sueldos, pizzas e inflación en Venezuela

Fuente: Pixabay
Es normal escuchar a mucha gente, incluyendo camaradas, quejarse de que los constantes aumentos de sueldos decretados por Maduro son culpables de la inflación. A veces he pensado lo mismo. Pero el sábado pasado, cuatro humildes trabajadores de un local de pizzas en un centro comercial del este de Caracas me hicieron reflexionar. Mientras pagaba un refresco, los escuché burlarse de su propia suerte.

El local vende "slices" (uno de los ocho pedazos de una pizza) a Bs. 15.800, y ellos contaban que eso es lo que les pagan a ellos por un día extra de guardia. "Lo que falta es que me paguen con un slice", bromeaba uno de los 4 trabajadores del pequeño local, quien también decía como chiste que le pagarán sus utilidades decembrinas con tres pizzas familiares.

Su sueldo es apenas mayor al salario mínimo, pero en la media hora que estuvimos por allí cerca vimos al menos a 4 o 5 personas comprando pizzas grandes a 96 mil bolívares cada una. Cuatro pizzas superan el sueldo mensual integral de un trabajador, incluyendo cestatickets, que para este momento es de Bs. 325 mil.

Estoy seguro de que el dueño de ese local se queja de "lo mal que le va", a pesar del alto volumen en ventas que tiene. Y si Maduro decreta aumento de sueldo mínimo en noviembre, seguramente ese dueño gritará que lo tienen al borde de la quiebra y aumentará el costo de las pizzas en 50% o más, como ya lo han hecho en el pasado.

Pero el sueldo que él le paga a un sólo trabajador es de apenas 10 mil bolívares diarios, mucho menos de lo que cuesta un slice de pizza. Suponiendo que el local venda 20 pizzas grandes diarias, el ingreso bruto sería de casi 2 millones de bolívares diarios. El sueldo diario de los 4 muchachos (Bs. 40 mil) sería apenas el 2 por ciento de esos ingresos. Una cantidad absolutamente insignificante.

Aún si Maduro "se volviera loco" y ordenara un aumento de sueldo gigantesco de sueldo, de 800 por ciento, el sueldo diario de uno de estos chamos seguirá siendo inferior al precio de venta de una sola pizza grande. 

Muchos me criticarán porque estoy obviando muchas cosas, entre ellas el elevado costo de la materia prima, impuestos, alquiler, etcétera. Lo que quiero resaltar aquí es lo insignificante que es el salario de los trabajadores en comparación con todos los demás costos que tiene una pizza que se vende en un centro comercial del este de Caracas.

Maduro normalmente decreta aumentos salariales de 30 o 40 por ciento. Pero si el salario apenas representa el 2 por ciento del precio de la pizza, no debería ocurrir un aumento mayor al 1 por ciento en su precio de venta al público. Es decir: Si Maduro decreta 40 por ciento de aumento salarial, una pizza grande de 96 mil bolívares no debería aumentar su precio más de mil bolívares.

Pero lo que termina ocurriendo es que los empresarios aumentan los precios a sus productos de 30 a 50 por ciento, pocas horas después de que Maduro hace el anuncio, generando una ola inflacionaria que a los pocos días se ha comido el aumento y causa un malestar generalizado en la población, que muchas veces termina culpando a los aumentos de sueldo por la inflación. Sin embargo, he escuchado a algunos empresarios respondiendo despóticamente a personas que les reclaman, con la satírica frase: "¿Pero no querían Patria, pues? ¡Tomen su Patria!", lo que expresa el caracter intencional y malicioso de estos aumentos.

Ojalá y los trabajadores pudieran aumentarse el sueldo ellos mismos, como lo hacen los empresarios con sus productos: sin consultárselo a nadie.

"¡Pero en Estados Unidos...!"


Ahora bien: todos nuestros empresarios locales alaban y envidian el modelo estadounidense, así que veamos cómo funcionan ellos para ver si nuestros empresarios hacen algún esfuerzo por imitarlos.

Hay una página que muestra cuánto gana un trabajador de la famosa cadena Pizza Hut en Estados Unidos: Entre 8 y 11 dólares la hora, dependiendo del cargo:
  • El cocinero gana 8,33 dólares la hora
  • El cajero 8,36 dólares la hora
  • El conductor de envíos gana 9,83 dólares la hora
  • El gerente del restaurant gana 11,32 dólares la hora
Fuente: https://www.indeed.com/cmp/Pizza-Hut/salaries

Ahora bién: Según la página oficial de Pizza Hut (www.pizzahut.com), puedo comprar una pizza grande en Estados Unidos por 11,76 dólares. 


Esto significa que, si un trabajador quisiera comprarse una pizza grande:
  • En Estados Unidos podría hacerlo con una o dos horas de trabajo
  • En el capitalismo venezolano del este de Caracas, el trabajador tendría que trabajar casi diez días para comprarse una pizza grande. 
¿Esta desproporción tan absurda también es culpa de Maduro? No voy a negar que el costo de la materia prima es responsable del costo de la pizza en Venezuela, pero reitero: cada vez que aumenta Maduro el salario, los empresarios nos suben el precio de todos los productos de forma absurda e injustificada. ¿Tiene que venir Maduro y sentarse con cada empleador y dueño de pizzerías de Venezuela, para revisar su estructura de costos y obligarles a pagar sueldos decentes a sus trabajadores? ¿O es simple y llanamente falta de conciencia de nuestros empresarios?

Desde el empresariado se nos dice que Maduro fracasó, y que la única alternativa para arreglar el país es el capitalismo venezolano que ellos han creado: trabajar para estos empresarios, ganando diariamente menos de lo que cuesta un slice de pizza y yendo a votar por los políticos que representan sus intereses. ¿Así piensan que los apoyaremos?

Lo mismo tenemos que hacer desde nuestro lado. El gobierno de Maduro ha tenido muchas fallas en medio del sabotaje bestial que se le hace desde dentro y fuera del país, que tiene a muchísima gente molesta y pasando necesidad. Una quincena de 160 mil bolívares no alcanza absolutamente para nada, dados los aumentos desproporcionados e inconsultos que han realizado los empresarios en las últimas dos semanas, en un aparente "castigo" contra la población por haberle dado la victoria al chavismo en 18 de 23 gobernaciones.

Se acaban de anunciar elecciones de alcaldes en diciembre: ¿qué hará el gobierno para estabilizar los precios y evitar el chantaje empresarial de que, si ganan los chavistas, nuevamente nos "castigarán" a la población con aumentos impagables con el fin de arrebatarnos la alegría en el mes más feliz del año?

Tenemos que seguir trabajando en crear un nuevo modelo que permita vivir cómodamente a todos los trabajadores, solucionando los muy graves problemas que tenemos. ¡No es fácil, pero tenemos que lograrlo!

8 de octubre de 2017

Castigo en las elecciones a gobernadores


-Muchos estamos molestos por el caos económico que se vive en estos momentos. Inflación sin precedentes. Empresarios que suben los precios de los productos alimenticios de forma desaforada, a veces hasta diariamente, basándose falsamente en los valores fijados por DolarToday.

-Existe una ausencia casi total de instituciones del Estado que pongan coto a esta grave ola de especulación. Nadie sabe dónde está la Sundde, Sudeban, Sudeaseg, el ministerio de Alimentación, el de Salud.

-La indignación es generalizada. Aunque el Presidente Maduro propuso a la Asamblea Nacional Constituyente 8 leyes para intentar contener la inflación y la especulación, incluyendo el denominado Plan 50, no hemos tenido como población mayor respuesta sobre cuándo se aprobarán las leyes y se implementará este plan. Todo lo contrario, los precios de muchos de los productos que estarán enmarcados en estas leyes siguen subiendo desaforadamente. Los constituyentes, funcionarios y políticos no ofrecen respuesta en el tema.

-En medio de esto, llegamos las elecciones de gobernadores del 15 de octubre. Y sabemos que muchas personas revolucionarias dicen que no irán a votar. Señalan estar decepcionadas de la poca acción de la Asamblea Nacional Constituyente. Sentimos que hay un clima muy parecido al del 6 de diciembre de 2015.

-Carlos Ocariz, alcalde del municipio Sucre (el segundo más grande de Caracas), es el candidato de la oposición para ser gobernador de Miranda. Su partido, Primero Justicia, tuvo un papel protagónico en las guarimbas y protestas violentas que sacudieron al país entre abril y julio, dejando unas 160 personas asesinadas.

-Aunque el 90 por ciento de los recursos del municipio Sucre provienen de ingresos propios (recaudación de impuestos, cobros por aseo urbano, etc.), el municipio se mantiene en un estado paupérrimo. La redoma de Petare es sinónimo de caos, delincuencia y está completamente dominada por mafias y por vendedores informales. La recolección de basura en el municipio es irregular y caótica, aún cuando es una de las más caras del país.


-Ni siquiera las urbanizaciones del este de Caracas que tanto apoyaron a Ocariz y su partido durante las "guarimbas" han sido recompensadas por su accionar; muchísimo menos los sectores populares. En ambos lugares hay elevados índices de delincuencia, inseguridad, calles sucias y destruidas, pobre recolección de basura y muy pocas obras de infraestructura.

-Ocariz no ha hecho absolutamente nada contra la guerra económica. No le interesa hacer nada, pues culpa de la misma a Nicolás Maduro, y afirma que hay que sacarlo del poder "para que esto acabe". Los mercados de la alcaldía de Sucre que vemos algunos días de la semana ofrecen precios iguales o superiores a los grandes supermercados del país, y no constituyen, salvo excepciones muy puntuales, una forma de ahorrar.

-Quienes circulamos con frecuencia entre los municipios Sucre y Libertador notamos el marcado contraste entre uno y otro: la presencia de funcionarios policiales en el centro de Caracas es mucho mayor que la que se ve en el municipio Sucre. El sector cultural está mucho más desarrollado, hay más obras y más eventos. Los comerciantes, por lo general, tienen mucho más éxito en el centro y oeste de Caracas, que en el este. Es raro ver locales comerciales  en el centro que estén cerrados o fuera de funcionamiento, algo cotidiano en el este de la ciudad.

-El problema del agua es poco mencionado, pero es muy grave: muchos sectores del municipio Sucre recibimos agua apenas dos o tres días a la semana. Lo mismo puede decirse con la iluminación pública.

-Si no fuera por la polarización política que hay en nuestro país, nadie consideraría seriamente premiar a Ocariz como gobernador: ni chavistas, ni mucho menos los opositores tan obsesionados con la eficiencia. Si la oposición va a votar por Ocariz, no es por premiar su eficiencia o su trabajo duro, sino por el mero hecho de "no querer a un chavista más" en el poder.  Cualquier opositor de base te lo confesará en privado.

¿Votar con la cabeza, o con las emociones?


-Ni los opositores que están votando por Ocariz, ni los chavistas que se están negando a votar están actuando con racionalidad. El voto tiene que ser un acto racional, pensado y meditado. No puede ser un acto tomado emocionalmente, por rabia o por necesidad de desquitarse por algo. Un chavista que no vaya a votar, o que vote por la oposición, no va a lograr que los precios se estabilicen, que los productos reaparezcan o que la Sundde cumpla con su trabajo.

-Creemos que la posibilidad de tener un gobernador de Miranda capaz de sentarse a trabajar con el gobierno nacional es algo fundamental para resolver nuestros problemas. Héctor Rodríguez podría sentarse a trabajar con el ministro de Relaciones Interiores para incrementar la presencia de efectivos policiales en Miranda. Podría trabajar con el ministro de Ecosocialismo para revisar los retrasos en la construcción del Sistema Tuy IV y solucionar los problemas de agua. Podría sentarse con Corpoelec y ayudar a solucionar los problemas con la iluminación pública. Esperemos que también se siente a trabajar con los entes responsables de la alimentación y resuelvan los graves problemas que tenemos.

-Carlos Ocariz difícilmente querrá sentarse con el gobierno nacional para buscar estas soluciones. Nunca lo hizo como alcalde. Todo lo contrario: si Ocariz gana, en unos meses argumentará que la única forma de solucionar los problemas de Miranda es DERROCAR A MADURO. Peor aún, instará a que salgamos a las calles a hacer guarimbas y protestas violentas. ¿Quienes morirán ahora? ¿Nuestros familiares y amigos? ¿Nosotros mismos? ¿O hasta nuestros hijos?

-Las organizaciones de base de estado Miranda (consejos comunales, comunas, CLAP, organizaciones vecinales), ¿podrán ir ante el gobernador Ocariz y exigirle solución a sus problemas? Pregúntele a las que hacen vida en el municipio Sucre si él, como alcalde, les ha ayudado.

-La interacción de Héctor Rodríguez con el gobierno nacional será fundamental, y estamos seguros de que un gobierno que quiere lograr la paz en la capital venezolana y el país, querrá sentarse a mejorar los problemas de los 4 municipios caraqueños están en el estado Miranda, así como de los municipios "satélites" donde viven cientos de miles de personas que diariamente se desplazan a la capital.

-No olvidemos, por otro lado, que la oposición y sus aliados empresariales siempre han tomado acciones como las que vivimos hoy, justo antes de todos los procesos electorales. Precios altos, escasez de alimentos y medicinas, apagones, fallas en el agua potable, telefonía celular e Internet; retrasos en el Metro, sabotaje desde las instituciones. No es la primera vez que nos pasa. Ojalá y el gobierno se esforzara para que esta fuera la última vez. Pero aún así, no dejemos que el desánimo o los problemas nublen nuestra capacidad de decidir de forma racional.

Castigo, ¿sí o no?


-Muchos chavistas hablan de aplicar un "voto castigo" negándose a votar este domingo. No puedo hablar por otros estados del país cuya realidad no conozco a profundidad, pero creo que el permitir que Carlos Ocariz llegue a ser gobernador de Miranda será un castigo para nosotros mismos, del que nos arrepentiremos muy pronto.

-¿Te molestan las decisiones que toman ciertas jefaturas del PSUV y quieres expresar tu descontento? Irreverencia en la discusión, pero lealtad en la acción, decía el comandante Hugo Chávez. Hay muchas formas de expresar este descontento como chavistas. No dejemos de usar todos los vehículos disponibles para decir lo que pensamos, pero sin tomar decisiones que sólo nos dañarán a nosotros.

-¿Aún quieres aplicar un "voto castigo"? Algunos proponen votar por Héctor Rodríguez o el candidato revolucionario que corresponda a tu estado, pero usando otra tarjeta que no sea la del PSUV: Están el PCV, PPT, Podemos, NCR, MEP, Tupamaro, UPV, Alianza para el Cambio u ORA. En mi opinión, es una propuesta muy válida, que debería convocar al PSUV para que se siente a conversar con aquellos partidos revolucionarios que siempre nos han apoyado. Soy de quienes piensa que el PSUV tiene mucho más que dialogar con camaradas revolucionarios de partidos aliados, que con golpistas como Julio Borges o Freddy Guevara. Ojalá puedan recapacitar al respecto.

-Vota por aquel que se siente a trabajar con el gobierno nacional para resolver nuestros problemas y continuar luchando por el socialismo que inició el comandante Hugo Chávez.

-No podemos finalizar este artículo sin recordar nuevamente, tanto al gobierno nacional como a los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente, la urgencia de resolver los problemas económicos del país, que tienen frustrados, molestos y pasando mucha necesidad a millones de venezolanas y venezolanos, en particular a los chavistas y revolucionarios que tanto se han sacrificado apoyando nuestro proceso revolucionario. Sabemos que esfuerzos como los CLAP y la política de aumento de sueldos han sido de gran importancia, pero es necesario tomar más decisiones.

27 de agosto de 2017

¿Deben ser reguladas las redes sociales en Venezuela?

Asamblea Nacional Constituyente en Venezuela
Recientemente, fui invitado por el Ministerio de Comunicación e Información, junto a dos grandes comunicadores y camaradas y maestros como Víctor Hugo Majano y Ernesto J. Navarro, a dar una charla sobre redes sociales. Agradezco inmensamente la invitación.

Algunos medios que reseñaron la charla dieron a entender que estamos exigiendo la regulación de las redes sociales, y de allí otros comenzaron a hablar incluso de "censura". Como este tema es tan delicado, preferí escribir de mi puño y letra lo que pienso al respecto.

Cuando se plantea que un Estado supervise y regule una actividad cualquiera, siempre hay alertas y voces a favor y en contra. Pero la verdad es que no estamos hablando de nada del otro mundo. La gran mayoría de los países del mundo tienen leyes que regulan y supervisan actividades de todo tipo, incluyendo económicas, industriales, bancarias y comunicacionales, producto de décadas de discusiones e interacciones entre políticos, empresarios y ciudadanos organizados. Aquí no estamos hablando de socialismo, comunismo ni nada parecido: son simplemente las reglas que han surgido desde nuestras propias democracias capitalistas.

Si usted quiere ir a cualquier país y vender un producto u ofrecer un servicio, tiene que solicitar numerosos permisos y cumplir decenas de leyes al respecto. Y no estamos hablando sólo de Corea del Norte o China. Países como Estados Unidos, Inglaterra, Alemania o España tienen fuertes regulaciones para quienes deseen establecerse en esos países y fundar allí nuevas empresas.
  • Quien quiera vender alimentos en otro país, tiene que solicitar diferentes permisos en los ministerios o autoridades de salud o de alimentación, y sabe que su producto será sometido a inspecciones. Muy probablemente tendrá que especificar todos los ingredientes que contiene, y si alguno de ellos está prohibido o restringido, tendrá que modificar el producto.
  • Quien quiera vender un medicamento, tiene que solicitar permisos y someter el producto a innumerables pruebas e inspecciones, muchas de las cuales pueden tomar meses o años en realizarse.
  • Si usted va a establecer su empresa en otro país, tendrá que cumplir las leyes y regulaciones laborales, que son distintas en cada nación y suelen regular el número de horas de trabajo, las horas extras, el pago de vacaciones, bonos navideños, prestaciones, e incluso la nacionalidad del personal que usted contrate.
  • Si usted va a crear un nuevo medio de comunicación, van a haber muchísimas más regulaciones que cumplir, tanto en el área del espectro radieléctrico, como en lo que se refiere a capital, contenidos, horarios, tiempo de publicidad, lenguaje, violencia, sexo, calificación del personal, etc. 
  • Incluso hay países capitalistas con severas leyes antimonopolio, o que prohíben que dueños de medios de comunicación se dediquen a otras actividades, como la banca.
Por ejemplo: McDonald's entró a países de todo el mundo y se convirtió en símbolo de la globalización. Es cierto que su comida es una basura que llena a nuestros hijos de grasas y chatarra, y contrata a nuestros jóvenes para explotarlos en condiciones paupérrimas, prohibiendo además la sindicalización. Pero el hecho es que, si no hubiera un estado y unas leyes que regulen a McDonald's, la cosa sería mucho peor: su comida sería aún más dañina, su refresco sería aún más perjudicial y sus tratos laborales serían peores. Mientras exista un Estado, siempre habrá una esperanza de que nuestro Ministerio de Salud obligue a McDonald's a mejorar su comida y de que el Ministerio del Trabajo sea más severo con la empresa, para beneficio de todos.

Foto tomada de Misión Verdad
Al igual que McDonald's, las empresas de redes sociales, como Twitter, Facebook o Google, son justamente eso: empresas con fines de lucro. Su misión no es lograr que podamos comunicarnos mejor y ser más felices, al igual que McDonald's no tiene como misión nutrir a la población, cuidar nuestros hábitos alimenticios y hacernos más saludables. La finalidad de todas estas empresas es obtener ganancias para sus accionistas. Sólo respetarán nuestras leyes y nuestro modo de vida apenas lo suficiente como para poder seguir funcionando en nuestros países.

Sin embargo, hay una diferencia muy importante entre McDonald's y Twitter: Las empresas de redes sociales son el primer caso en la historia de Venezuela en el que una transnacional puede tener millones de usuarios en nuestro país, pueden influir en nuestro estilo de vida, en nuestras rutinas, en todo lo que hacemos, pero al no tener presencia física en Venezuela no tienen que cumplir con ninguna de nuestras leyes ni dar cuenta de sus actos.

Si McDonald's vendiera hamburguesas en mal estado y envenenara a una importante cantidad de sus usuarios, seguramente habrán personas detenidas y enjuiciadas. Y si el asunto se repite, podría incluso ser expulsada del país. Pero si Twitter permite que los mensajes difundidos a través de ellos le cuesten la vida a una o muchas personas, o incluso que nos lleven a una guerra civil, no hay forma de que ninguna persona en Twitter sea detenida o enjuiciada. Ello porque Twitter no tiene presencia física en nuestro país, ni tiene oficinas en Venezuela.

Las empresas de redes sociales se aprovechan de este vacío legal y de esta nueva realidad histórica para no hacerse responsables de los efectos que causen los mensajes que se publiquen en su red, a pesar de que puedan influir en millones de personas... a diferencia de un canal de televisión, una emisora de radio o un periódico, en los que su dueño sí es responsable de lo que allí se publique. 

Veamos este ejemplo: Como todos sabemos, Estados Unidos es un país cuyas leyes son muy severas cuando se amenaza de muerte a su Presidente, o a sus altos funcionarios. Generalmente, a las pocas horas de que alguien emita una amenaza de muerte en redes como Twitter o Facebook, el Servicio Secreto está a las puertas de su casa, listo para detenerlo. Su cuenta es bloqueada o cerrada. Ninguna empresa de redes sociales estadounidense se resiste a entregar información cuando ocurre alguno de estos hechos, pues todas están establecidas en Estados Unidos y saben que tienen que cumplir sus leyes. 

En otros países como España, hay leyes igual o más restrictivas, y son innumerables los ejemplos de personas que han sido arrestadas por celebrar la muerte de un policía, por promover el odio contra un grupo social, o por presunto enaltecimiento al terrorismo.

La cosa cambia cuando se trata de otros países, como Venezuela. Ya hemos escrito cómo se ha vuelto trivial amenazar de muerte al Presidente de la República, a la presidenta del Consejo Nacional Electorala diputados venezolanos partidarios del chavismo y a meros seguidores del chavismo o periodistas que se identifican con el mismo. Los mecanismos para crear reportes y denuncias dentro de estas mismas redes sociales la mayoría de las veces son ignorados, no se toman en cuenta, o se les responde muy tarde. 

Es tanta la impunidad en este tema, que muchas personas, incluyendo profesionales y profesores universitarios, incluso abogados, escriben amenazas de muerte contra chavistas desde sus cuentas personales, claramente identificadas, donde colocan su propia foto en su perfil y a veces hasta las de sus hijos. 

Permítanme colocar algunos ejemplos muy recientes. Todas las imágenes se pueden ampliar haciendo click sobre ellas.








En Venezuela, se ha vuelto "normal" que una persona en Twitter emita amenazas de muerte con frecuencia, trivializando o deseando la muerte de personas de determinada ideología política. Algunos incluso han publicado las direcciones y teléfonos de estas personas y estimular a la gente a ir hasta allá a matarlos. 

Eso es algo que nuestras leyes (y las de cualquier país del mundo, en realidad), no permitirían si el medio se trata de la radio, la televisión o la prensa escrita. Pero al emitirse en Internet desde una empresa de redes sociales ubicada en otro país, no hay nada que se pueda hacer.








No tuve que hacer gran cosa para encontrar estos tuits. Sólo tuve que escribir "matar chavistas" o "matar a Maduro" en el buscador de Twitter. Nótese además que todos los tuits son de este mes (agosto de 2017), y la gran mayoría tienen menos de una semana de haberse publicado. Si le dedicara más tiempo, podría usar otras palabras claves y extender la búsqueda a otras redes sociales, y encontraría cientos de mensajes similares.






A menudo se dice de forma genérica, falsa e irresponsable que los chavistas son narcotraficantes, mafiosos, asesinos y miembros de una estructura paramilitar llamada "colectivos". Se nota que son acusaciones que ellos mismos no creen. Nadie en su sano juicio se atrevería a acusar o amenazar de muerte a un narcotraficante o un mafioso desde una cuenta pública en una red social, usando su nombre real y su foto. Todos sabemos cómo han tratado los verdaderos narcos a tuiteros en países como Colombia o México que se han atrevido a denunciarlos.

Sin embargo, estas amenazas y falsas acusaciones contra los chavistas tienen dos intenciones:
  1. Intimidar a quienes somos chavistas para que nos avergoncemos y dejemos de serlo, e incluso nos desvinculemos de la política.
  2. Justificar ante la comunidad internacional lo que pueda pasarle a los chavistas en el futuro. Si nos matan, es porque supuestamente somos "narcos" y "mafiosos". Por ende, no importa nuestra vida. Nuestra muerte es necesaria para que ellos logren "la libertad".
Otras cuentas de comunicadores sociales con una gran cantidad de seguidores, como @ElyangelicaNews (corresponsal de  Univision y de Caracol Radio con 195 mil seguidores), @AlbertoRT51 (productor de Telemundo con 231 mil seguidores) o @VVperiodistas (que cuenta con 1.180.000 seguidores) han promovido los llamados "escraches" o acosos contra funcionarios o simpatizantes del chavismo, estimulando a sus detractores a agredirlos, a menudo físicamente, cuando los vean en las calles. Incluso locutores venezolanos como César Miguel Rondón también lo han promovido, aunque luego se retractaron. Las denuncias y reportes no han surtido efecto contra estas u otras cuentas.

No olvidemos, por otro lado, que Venezuela vivió, entre abril y julio de 2017, una serie de protestas muy violentas realizadas por la oposición, llamadas "guarimbas"; que dejaron aproximadamente 160 muertos. No estoy en contra de las manifestaciones pacíficas, pero la enorme mayoría de las convocatorias y los llamados realizados desde las redes sociales fueron en extremo violentos, e incluían el uso de armas caseras, explosivos y morteros, y tenían un único fin: el derrocamiento violento del gobierno actual, y el ejecutar actos violentos, incluyendo asesinatos, contra los simpatizantes del chavismo.

Suplico a la Asamblea Nacional Constituyente venezolana debatir este tema con cuidado y serenidad. Hay que buscar la forma de limitar y detener estos llamados al odio y la agresión, que en otros países jamás serían permitidos. Sin embargo, las leyes y mecanismos que surjan no deben impedir de ninguna manera que una persona, sea chavista u opositora, pueda expresar sus ideas a favor o en contra de nosotros o del gobierno venezolano.

No se trata de libertad de expresión. En Venezuela, todo el mundo critica a Maduro. Hasta los chavistas lo hacemos con cierta frecuencia. No buscamos limitar eso. Pero una cosa es decir "no está bien esto que hizo Maduro", y otra cosa es decir "A Maduro y sus seguidores hay que darles un tiro en la cabeza".

Se trata de evitar que los medios de comunicación, incluyendo las redes sociales, se usen por factores extremistas o fundamentalistas para emitir mensajes de odio que puedan llevarnos a matarnos entre nosotros mismoscomo ocurrió en Ruanda en 1994 a partir de los mensajes transmitidos desde emisoras de radio que causaron un genocidio con más de 800 mil muertos. 

Todos sabemos que es difícil lograr que empresas de redes sociales, ubicadas en Estados Unidos y cuyos dueños y trabajadores sólo se informan a través de medios hegemónicos, puedan comprendernos y adaptarse a nuestra realidad.

Algunas estarán dispuestas a hacerlo, si se conversa directamente con ellas y se les explica con claridad lo que está pasando. Otras, en cambio, se han autodeclarado actores políticos ("Twitter no le va a dar juego a Nicolás Maduro", señaló un exempleado de esa empresa, entrevistado por BBC), se niegan a cumplir las leyes de nuestro país y se aprovechan de lo difícil que podría resultar bloquearlas. De hecho, gran parte de la política comunicacional del gobierno de Maduro se soporta en Twitter, vehículo que usan ministros y políticos para dar anuncios y expresar reacciones y apoyos. 

Sin embargo, por encima de nuestro uso de redes sociales está la soberanía de nuestro país y la seguridad de nuestra población. Es un tema peliagudo y complicado, pero hay que debatirlo y tomar acciones, antes de que las redes sociales sean usadas de nuevo para más y más meses de caos, que le cuesten la vida a aún más personas inocentes.

16 de julio de 2017

¿Por qué Google no muestra la página web del CNE?

En este momento ya es ampliamente conocido que, si abrimos el buscador web de Google y escribimos "CNE" intentando ubicar la dirección web de la página del Consejo Nacional Electoral (CNE, el ente que maneja los procesos electorales venezolanos), Google no nos llevará a la página de dicho ente electoral, como estamos acostumbrados. Nos mostrará como primer resultado, una página completamente distinta y que no tiene relación alguna con el poder electoral venezolano.


En este momento, el primer resultado que muestra Google es una página llamada "registronacional.com", que está llena de publicidad y que, aunque tiene algunas casillas para colocar un número de cédula y hacer búsquedas, no tiene nada que ver con el ente electoral venezolano.


Al seguir bajando en los resultados, la página web del CNE no aparece en ninguno de ellos.

¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué Google no muestra la página web oficial del CNE, www.cne.gob.ve, en los resultados de sus búsquedas? ¿Es una maniobra de esta página web contra el gobierno venezolano? Intentaremos responderlo en los próximos párrafos.

Precedentes


En procesos electorales pasados, en 2012 y 2013, la página web del Consejo Nacional Electoral (CNE) fue víctima de ataques cibernéticos que intentaban sacarla de funcionamiento, procedentes principalmente desde el exterior del país. Uno de los ataques ocurrió en abril de 2013, y obligó a una suspensión momentánea del Internet.

No es de extrañar que haya sido blanco de grupos de "hackers" y atacantes cibernéticos de todo tipo, dado que los medios de comunicación, en particular en países como España, Colombia y en la comunidad hispanohablante estadounidense, tienen una fortísima campaña en contra del gobierno venezolano, al que acusan de ser una "dictadura" de forma directa y constante. Por ello, la página del CNE se ha convertido en una especie de "trofeo" u objetivo muy deseado para atacantes de todo tipo: desde jóvenes "hackers" que buscan fama y reconocimiento, hasta grupos con objetivos políticos muy definidos.

Igualmente, no se descarta en este siglo XXI, en el que las grandes potencias están formando batallones de "ciberguerra", que algún país interesado en sabotear las elecciones venezolanas haya podido patrocinar, directa o indirectamente, ataques contra la página web del ente comicial venezolano.

El sacar de circulación a la página web del CNE en un día de elecciones tendría un efecto catastrófico en la credibilidad de nuestro sistema electoral: facilitaría el surgimiento de rumores indicando que el ente comicial está intentando ocultar o manipular los resultados de las elecciones, algo nada deseable dadas las tensiones que la oposición y sus aliados siempre han creado contra nuestro país.

Y ello a pesar de que la página web del CNE no está conectada con los sistemas de cómputo y de totalización del ente electoral. En varias ocasiones se nos ha explicado públicamente que son sistemas físicamente separados y colocados en redes distintas, y que, aún si la página web del CNE fuera vulnerada, eso no afecta al sistema de totalización.

Bloqueada para quienes no están en Venezuela


Por esa razón, en uno de estos procesos electorales el CNE, en conjunto con la empresa pública estatal Cantv, que lleva parte de sus sistemas informáticos, tomó una medida de seguridad extrema: bloqueó el acceso a la página web del CNE para que la misma no pueda ser accedida desde el exterior del país. Con esto, se buscaba limitar los ataques que los "hackers" o atacantes hacen desde el exterior contra la página del ente electoral.

Esto puede comprobarse muy fácilmente, entrando en el buscador y usando el comando "cache:" para verificar la copia que Google tiene almacenada de la página del CNE. Al colocar "cache:www.cne.gob.ve" en el buscador, nos arrojará un mensaje de error.


Igualmente, también hemos usado otras páginas web ubicadas en el exterior (como downforeveryoneorjustme.com o isitdownorjust.me), que nos confirman que la página web del CNE no les abre.


Y también hemos preguntado a amigos en el exterior, y la mayoría nos han confirmado que no pueden entrar a la página web del ente comicial venezolano, aunque parece que hay algunos países desde donde sí se puede entrar.

Ahora bien, ¿por qué bloquear el acceso de esa manera?

Bien: recordemos que un atacante informático nunca usará su propio computador para atacar una página web, pues de esa manera los cuerpos de seguridad podrían identificarlo muy fácilmente. Lo que hacen es apoderarse de computadores de terceras personas o empresas, y desde allí lanzan los ataques. Los atacantes casi siempre prefieren apoderarse de computadores y equipos usados por personas de otros países, pues ello dificulta mucho a los cuerpos de seguridad el proceder a nivel legal contra ellos.

Por ello es que los ataques que se realizan contra páginas web venezolanas casi siempre parecieran provenir de computadores del exterior, aún cuando los atacantes podrían ser personas que vivan en Venezuela.

El problema es que, al bloquear el acceso de la página web del CNE desde el exterior, si bien queda más protegida, también se causaron otras consecuencias indeseables, entre ellas que los buscadores web ya no pueden ver ni indexar dicha página web.

Cómo funciona un buscador web


Como sabemos, los buscadores web, como Google, necesitan verificar y catalogar todas las páginas web que ofrecen en sus resultados. Si usted hizo una página web, digamos www.mipagina.com, y desea que aparezca en Google, el buscador necesita entrar en esa página, verificar que existe y extraer datos fundamentales (su título, descripción, palabras claves, enlaces, etcétera), lo que le permite construir una especie de ficha determinando su importancia.

Para ello, Google usa unos programas especiales conocidos como "bots" o "arañas" que entran a cada página web del mundo y extraen sus datos. Estas "arañas" también verifican que la página web esté en funcionamiento, y si la página web ya no funciona más, la excluyen de los resultados de búsqueda. La de Google se llama "GoogleBot".

Sin embargo, recordemos que la página web del CNE está bloqueada para quienes estén fuera de Venezuela. Y los bots y arañas de Google están fuera de Venezuela, generalmente en Estados Unidos. Obviamente, cuando las arañas de Google intentan entrar a la página web del CNE, tendrán error de acceso. Para Google, la página web del CNE está caída. Es como si no existiera. Por lo que, automáticamente, será excluida de sus resultados de búsqueda.

En conclusión: la culpa del problema no la tiene Google en esta oportunidad. Es una consecuencia de una restricción de seguridad bastante severa que se tomó en el ente comicial venezolano luego de recibir fuertes ataques informáticos, restricción que en mi humilde opinión es justificada, pero que podría corregirse aunque ello requiere algo de trabajo.

Pero allí no termina la historia.

Crean páginas falsas para suplantar a la del CNE


Una vez algunas personas se dieron cuenta de que la página web del CNE estaba bloqueada, se dieron a la tarea de posicionar sus propias páginas web de tal forma que, cuando algún venezolano escriba "CNE" en el buscador de Google, aparezca una página web falsa como primer resultado.

Eso se logra a través de técnicas de posicionamiento en buscadores (lo que normalmente se conoce como "Search Engine Optimization" o SEO), que son usadas cotidianamente por webmasters y administradores de sitios web para lograr que sus páginas aparezcan mejor posicionadas en buscadores como Google y, por lo tanto, tengan más visitantes.

Para el momento de escribir esta nota, la página web que aparece de primera es una llamada registronacional.com. Hay que notar que no necesariamente lo hacen con propósitos malignos; muchas veces buscan simplemente colocar una página llena de publicidad de Google Adsense, con el fin de aprovechar la gran cantidad de visitantes y ganarse unos dólares. Sin embargo, esto causa confusión en las personas que desean entrar a la página web del CNE y no se aprendieron de memoria la dirección web del ente comicial, www.cne.gob.ve.

Sin embargo, sí pueden haber motivos innobles en estas páginas web falsas. En el pasado, delincuentes informáticos han creado páginas identicas a las de los bancos venezolanos, con el fin de engañar a las personas y lograr obtener sus datos personales para estafarlos: por ejemplo, engañan a una persona para hacerle entrar a una página falsa del Banco de Venezuela. La persona engañada colocará allí su número de tarjeta de débito y su contraseña, facilitándole a un atacante el poder estafarla o robarle información.

Esos delincuentes utilizaron las técnicas SEO para engañar a Google. Lograban así que, cuando alguien buscara "banco de venezuela" en Google, saliera su página falsa de primera en los resultados, en vez de la página real del Banco de Venezuela.

Esa es la razón por la que muchos bancos públicos y privados aconsejan a sus usuarios no usar buscadores web para entrar a sus páginas, sino escribir directamente en la barra del navegador la dirección web del banco.


Es importante que el CNE y el gobierno venezolano hagan una campaña similar, y le enseñen a la gente que, si desean entrar a la página web del CNE, tienen que escribir ellos mismos la dirección www.cne.gob.ve en la barra del navegador.

¿Es correcto bloquear a todos los que están fuera de Venezuela?


Sin duda que la medida tomada por el personal del CNE de bloquear la página web para que no pueda ser vista por quienes estén en el exterior, es una medida muy extrema. Total, las páginas web existen para que todo el mundo pueda verlas, incluyendo los venezolanos que viven en el extranjero y la prensa internacional. ¿De qué sirve tener una página web, si muy pocos la pueden ver?

Bien, quiero aclarar que no conozco a nadie del CNE que me lo haya podido explicar, pero creo que tengo algunos indicios de por qué tomaron esta decisión. En el mundo informático, las políticas de seguridad tienden a clasificarse en dos tipos:
  • Las permisivas: "permito el acceso a todos, y bloqueo solamente a quienes intenten atacarme". 
  • Las restrictivas: "bloqueo el acceso a todos, y le doy acceso solamente a aquellos en quienes yo confíe". 
Normalmente, en el mundo de las páginas web se usa el modelo permisivo: todos pueden entrar a una página web, pero cuando se detecta un ataque masivo, se bloquea únicamente las direcciones de los atacantes, ello para detener el ataque pero también para permitir que el resto del planeta pueda seguir viendo la página web.

La desventaja de ese método es que los atacantes pueden obtener nuevas direcciones IP desde donde atacarte. Direcciones que también hay que seguir bloqueando. El asunto se vuelve un juego del gato y el ratón, hasta que llegue un momento en el que el atacante ya no tenga más direcciones IP y finalmente se canse.

Sin embargo, ya hemos explicado que la página web del CNE es considerada un "trofeo" y hay muchos grupos que intentan atacarla, por razones políticas, militares, monetarias o de otra índole. Supongo que los ataques a la página web del CNE son tan frecuentes y desde tantos puntos distintos, y es tanto lo que se arriesga si esa página es vulnerada, atacada o sacada de circulación, que llegó un momento en el que, dados los recursos disponibles, los equipos de trabajo del CNE y de Cantv prefirieron tomar la medida de bloquearla para quienes estén fuera del país.

Yo, que tengo más de comunicador que de informático, por supuesto que preferiría una política permisiva, que permita que el mundo entero vea lo que aparece en la página web del CNE. Total, otros países que también están bajo ataque del Imperialismo, como Ecuador, mantienen en línea su página web, a la vista de todo el mundo a pesar de que también han tenido incidentes de seguridad.

Pero ello muy probablemente exigiría un equipo de seguridad informática mucho mayor al que se dispone actualmente. Es un tema de recursos, del que yo no puedo opinar porque no tengo conocimiento al respecto. Sólo sé que este ente comicial es el mismo al que tuvimos acosado en 2016 por la exigencia del referendo revocatorio, y en 2017 lo tenemos trabajando duramente con las elecciones de constituyentes (unas elecciones inéditas, con candidatos sectoriales y territoriales, que nunca se habían hecho en la historia) y las elecciones de gobernadores. Es decir: estoy casi seguro de que los informáticos del CNE están trabajando duramente.

Es cierto que existen aplicaciones y software para detección de intrusos, que a través de reglas pueden bloquear de forma automática la enorme mayoría de los ataques informáticos hechos contra un servidor web. Sin embargo, probablemente también hay temor a los llamados "errores zero-day", es decir, aquellos que se basan en vulnerabilidades absolutamente desconocidas para la gran mayoría de los expertos.

De cualquier forma, ya que la página del CNE es un "trofeo" para los atacantes informáticos, ninguna medida de seguridad está de sobra.

¿Puede el CNE desbloquear a Google?


También es cierto que el CNE podría desbloquear las direcciones IP que Google usa para su "Googlebot" (la araña de Google), con el fin de que Google sí pueda tener acceso a la página web del CNE, la pueda indexar y de nuevo aparezca en sus búsquedas.

Pero, por un lado, Google no lo pone fácil. En una de sus páginas de soporte, Google informa que no puede suministrar una lista de las direcciones IP que usan sus robots, debido a que "los intervalos de direcciones IP pueden variar, lo cual provocaría problemas a los webmasters que las hubieran incluido en su código". Por ello, recomiendan una técnica más compleja que consiste en extraer desde los logs las direcciones IP que afirmen ser de Googlebot y comprobarlas con un DNS inverso y con DNS tradicional.

Buscando en Internet se pueden conseguir algunas listas no oficiales de direcciones IP usadas por Googlebot, pero usar listas no oficiales en un caso tan serio como el sitio web del ente comicial venezolano, es algo muy poco profesional y que nunca me atrevería a recomendar, a menos que hubiera una cuidadosa comprobación y verificación de esas direcciones IP, por varias vías.

Por otro lado, hay que recordar que Google no es el único buscador, y que habría que hacer lo mismo desbloqueando las "arañas" de otros buscadores famosos, como Bing o Yandex.

En otras palabras: sí se puede desbloquear a Google para que el sitio web del CNE aparezca en él, pero exige trabajo y tiene sus retos técnicos. Exigirlo a un ente comicial al cual también tuvimos acosado en 2016 por la exigencia del referendo revocatorio, y este año tenemos acosado con las elecciones de constituyentes y las elecciones de gobernadores, de verdad que es bastante desproporcionado.

Ojalá se haga una buena campaña explicando a la gente que, para entrar a la página web del CNE, deben escribir la dirección en la barra del navegador; eso ayudaría a resolver parte del problema.

Actualizado el lunes 17 de julio


Este lunes, pudimos notar que el buscador Google ya muestra a la página web del CNE en sus resultados, cuando buscas "CNE" o "consejo nacional electoral" desde Venezuela.


Al parecer, esto se debe a que ya se eliminaron de la página web del CNE las restricciones que impedían al buscador Google el acceso. Al pedirle a Google la caché del sitio web del ente electoral (colocando el texto "cache:cne.gob.ve" en el buscador), se puede observar que Google ya puede acceder a la página web del CNE.


Igualmente, la restricción fue eliminada para otras páginas, como downforeveryoneorjustme.com o isitdownorjust.me, que hoy reportan que sí pueden ingresar a la página web del CNE.


También tengo algunos amigos en varios países que me informan que hoy sí pueden entrar a la página web del CNE, aunque hasta ayer no podían. Excelente que se haya tomado esa decisión.

2 de julio de 2017

El afiche de Desorden Público por los 20 años de "Plomo Revienta"



Yo no había querido meterme en la polémica contra el afiche de Desorden Público, porque creo que tengo buenas razones para no hacerlo.

Hace algunos años, en el chavismo muchísimos estábamos opuestos a que Desorden Público se presentara en los eventos del gobierno no sólo por su abierta posición en contra del chavismo, que manifestaban en sus conciertos dentro y fuera del país; no solo por una de sus canciones de 2015, que se convirtió en himno antigubernalmental; sino por el irrespeto a la canción "Dispersos" de Alí Primera, que ellos regrabaron alterando su letra (borraron a Camilo Torres, Livia Gouverneur y al Chema Saher de su versión y le cambiaron su sentido e intención).

Pero entonces nos dijeron que había que apoyarlos, que tenemos que ganárnoslos, que el ska es rebelde, que Caplis es un loco pero Horacio más sensato, que allí hay algunos panas que son chavistas, que es orden de no sé quién, que ellos se disculparon por la canción de Alí, bla bla bla, etc.
Al final, los panas cantaron su canción antichavista desde nuestras tarimas, hicieron que todo el mundo coreara en nuestros eventos la frase "Si van a seguir robando, cambiennos los ladrones" y cobraron su buen chequecito, firmado por el rrrrégimen que tanto adversan.

Es algo así como si metiéramos a Dame Pa' Matala en los conciertos antigubernamentales de Sin Mordaza, ellos cantaran sus canciones pro-revolución, hicieran que todo el público los coreara y aclamara, y todo con transmisión en vivo de Globovisión y VivoPlay. Y para colmo, hasta les pagaran muy bien. ¡Un exitazo, no joda!

Hoy, Desorden Público usa la portada de un disco que está cumpliendo 20 años para promocionar conciertos bien lejos de Venezuela, en Boston y en Los Angeles. Es un disco de 1997 con letras MUY rebeldes y una DURA crítica al puntofijismo. Es considerado por muchos su mejor trabajo por canciones como Allá Cayó, El racismo es una enfermedad, Valle de Balas, incluso le dedicaron una canción a El Chacal.

Y entonces estamos viendo desde nuestro lado análisis sobre los elementos que hay en la portada de un disco diseñado hace 20 años, pero intentando aplicarlos a nuestra realidad actual. Hay quien lo relaciona con el ataque de Oscar Pérez al TSJ, dado que aparece un avión en llamas. Hay quienes lo relacionan con los guarimberos por un muñequito chiquitico que, según algunos, tiene un escudo. Nadie señala, por cierto, que la Torre Norte del CSB que se está quemando es donde queda en la actualidad el despacho del Ministerio de la Cultura.

Por supuesto que, como dicen por allí, uno hubiera agradecido otra portada, otro afiche, dada nuestra difícil situación actual. Eso podríamos pedírselo a camaradas revolucionarios, pero ¿a unos tipos que llevan 18 años contra nosotros?

Caray, yo sé lo sensibles que estamos en estos momentos, pero a Desorden Público hay que criticarle cosas mucho más graves que un afiche. Ellos cambiaron la posición política que tenían para aquel entonces, y se convirtieron en aquello que tanto odiaban. Sus canciones de aquellos días quedaron en nuestros corazones como un triste recuerdo de lo que ellos eran y dejaron de ser.

Critiquémosle su cambio de posición. Critiquemos cómo intentaron destruir una canción de Alí Primera. Critiquemos su banalidad. Critiquémonos a nosotros mismos por estar colocándolos en tarima, con inmensos pagos, las mejores luces y la mejor tecnología, a pesar del rechazo del chavismo de base y de sus ex-fans por razones muy válidas.

Pero, ¿atacar con tanta dureza un afiche diseñado hace 20 años, en el momento cuando ellos tenían una posición que coincidía con la nuestra?

Todo lo contrario: yo siento que ese afiche es nuestro. Yo siento que ese muñequito con el escudo soy yo en 1997. Yo siento que en ese edificio en llamas estaban Ciliberto, Lepage, Piñerúa, Sucre Figarella, Petkoff... (en sentido figurado, por supuesto; yo no estoy de acuerdo con quemar a nadie). Pero ese afiche representaba nuestro sentimiento contra el sistema político, económico y social que existía en aquel momento, y que poco a poco intentamos cambiar desde que Chávez llegó al poder, a pesar de los defectos y errores que muchos puedan señalar.

Quienes cambiaron fueron ellos. Deberían hacerse para sus conciertos un afiche snob, con ellos en la portada mostrándose como viejitos sifrinos chéveres y felices, que se quejan de que no tienen nada para comer al mismo tiempo que viajan por todo Estados Unidos haciendo conciertos para sus fans, luchando por el retorno de aquello contra lo que cantaban.

¿Qué pasará en uno o dos años, cuándo todo se haya calmado, cuando las guarimbas de 2017 sean un recuerdo y Desorden Público vuelva a ser invitado al Suena Caracas, al Fimven o al Son Ara?

¿Veremos a los actuales autores de análisis semiológicos difundiendo nuevos carteles invitando a nuestros confundidos chamos a ir a ver a estos viejitos cantar contra el gobierno?

Aprendamos a mantener la coherencia entre nosotros, a escucharnos y a respetarnos un poquito.